Categoría: Enfermedades Página 1 de 3

Aspectos importantes de la CLAMIDIA

Es una enfermedad de transmisión sexual bastante común, causada por la bacteria Chalmydia Trachomatis que afecta tanto a hombres como mujeres. Es tan común que recientemente en Alemania, un gran grupo de actores porno de DinoTube tuvieron que dejar de grabas su películas de sexo este año por estar contagiados con esta enfermedad.

clamidia enfermedad

Es una enfermedad que a pesar de ser muy común debe tratarse con todo el respeto que merece, pues de no ser tratada a tiempo en las mujeres, este puede prolongarse hasta las trompas de Falopio creando daños permanentes en el sistema reproductor. Para los hombres, no suele ser mucho menos traumático, en su caso la infección se podría extender al epidídimo (el tubo por el cual se desplazan los espermatozoides), causando fuerte dolor, fiebre y en muchas otras ocasiones, infertilidad.

¿Cuáles con los síntomas?

Suele ser bastante difícil, pues por lo general no presenta síntomas y de presentarlos, sera varias semanas luego de haber contraido la enfermedad por lo que es bastante probable que ya tenga infectado a otras personas.

Síntomas en mujeres:

  • Flujo vaginal anormal con fuerte olor.
  • Ardor al orinar.
  • Dolor durante el coito.
  • Dolor abdominal bajo.

Síntomas en hombres:

  • Secreción del pene.
  • Ardor o senscaión de picazón alrededor de la abertura del pene.
  • Inflamación de los testiculos.
  • Ardor al orinar.

¿Cómo tratar la Clamidia?

Es una enfermedad agresiva y fuerte por lo cual es tratada con antibióticos, por lo general suele ser tratado durante 7 días o más dependiendo de la gravedad de la misma. Es importante que sepas que los antibióticos no curaran cualquier daño permanente que la clamidia haya dejado en tu cuerpo. Es importante no tener relaciones sexuales mientras aun esta siendo tratado por dicha enfermedad.

¿Vacunas ARN contra el COVID-19?

Las vacunas ARN o también conocidas como ARNm (mensajero) son un nuevo tipo de vacunas diseñadas para protegernos de enfermedades infecciosas y consiste en inyectar el germen inactivo en nuestros organismos para enseñar a nuestras células a producir una proteína que eventualmente nos proteja del virus. Esta proteína es conocida bajo el nombre de «proteína spike» que es aquella presente en la superficie del virus responsable por causar el COVID-19.

COVID 19

¿Comó funciona?

Esta vacuna es aplicada en el musculo de nuestro brazo alojando así una porción inofensiva de la proteína spike sobre nuestras células. Es allí cuando nuestro organismo inmunitario la reconoce como un cuerpo extraño y comienza a generar una respuesta para controlarla, aprendiendo así a producir anticuerpos, tal como sucede cuando contraemos el virus, la ventaja es que no corremos riesgos ni presentamos sintomas ya que el virus no se encuentra activo en nuestro organismo.

Es importante recalcar ciertos datos de los cuales muchos ciudadanos sienten preocupación y no deberían… si bien es cierto que actualmente ninguna vacuna contra el COVID-19 es 100% segura y efectiva, es importante que sepas lo siguiente:

  • Las vacunas ARNm NO contienen el virus que causa el COVID-19 vivo o activo por lo tanto NO te hará contraer el virus.
  • NO afecta tu ADN, de hecho nunca ingresa al núcleo celular que es donde se encuentra alojado nuestro ADN.
  • NO existe riesgo de que el virus permanezca en nuestro cuerpo, la célula insertada en nuestro cuerpo se descompone poco despues de que nuestro organismo tiene las instrucciones para crear los anticuerpos.

Toda esta información y más puede ser encontrada en los portales webs de los centros de control y prevención de enfermedades (CDC) de cada país, si tienes más dudas o interés al respecto, te pedimos encarecidamente que recurras a estas paginas webs.

La triquinelosis

Una de las Zoonosis más peligrosas para la especie humana y está muy difundida en casi todo el mundo.

Su nombre vulgar, más común, es el de Triquinosis, aunque en realidad, debe denominarse como Triquinelosis. Esta confusión proviene del vocablo genérico Trichina, con el que Richard Owen, en la primera mitad del siglo XIX, designó a los agentes productores de la afección. En la actualidad, el nombre de Trichina no se usa más, ya que se sabe que desde el año 1830, es utilizado para clasificar un género de dípteros. Raillet propuso el nombre Trichinella para clasificarlo, de allí su denominación de Triquinelosis.

La parasitosis tiene como huéspedes habituales los cerdos. La infección, que en éstos produce, es de carácter primario, alcanzando al ser humano en forma secundaria.

Su diagnóstico se realiza en las inspecciones sanitarias post-faena. Si bien una infestación masiva suele pasar inadvertida, en algunos casos y en cerdos jóvenes puede llegar a evidenciarse.

A menudo, la sintomatología suele confundirse con avitaminosis, carencias minerales, Peste Porcina Clásica, como así también algunas lesiones nerviosas. Con relación a la característica de la patología y clínica humanas, puede encuadrarse a ésta como una parasitosis evidenciada por fiebre, trastornos intestinales, algias musculares, edemas periorbitales y un cuadro hemático típico de hipereosinofilia.

Trastornos cardíacos y neurotóxicos pueden acompañar a la sintomatología mencionada, dándole a la misma un carácter de grave. Sin embargo, puede que estos síntomas no tengan manifestación aparente o bien, se hallen minimizados.

Los parásitos adultos, no perduran más que un ciclo, es decir, no producen varias generaciones, sino que se hacen adultos, copulan y mueren dejando una sola generación de embriones. Este gusano, se mantiene por la existencia de organismos huéspedes, casi todos mamíferos y carnívoros, teniendo dos ciclos: el doméstico y el selvático. El ciclo doméstico incluye cerdos, ratas, gatos y perros, siendo el de mayor riesgo para las personas el cerdo, dado que su carne es utilizada como alimento. El ciclo selvático (o silvestre), comprende una gran diversidad de mamíferos y carnívoros, como los osos, linces, hienas, zorros, peludos, jabalíes y chacales. También mamíferos marinos, incluyendo morsas y focas.

En ambos casos, el comienzo se origina cuando uno de estos huéspedes (incluyendo el hombre), ingiere carne infectada con embriones viables del parásito (T.S.). Esta carne con las cápsulas, pasa al estómago e intestino, en donde los ácidos de los procesos digestivos las disuelven, liberándo así los embriones. Allí, crecen y llegan rápidamente al estado adulto. Luego de tres o cuatro mudas realizadas en lapso de tiempo muy breve, machos y hembras entran en cópula al tercer día de comenzada la infección. La hembra fecundada (vivípara, en virtud de que los huevos son incubados en el útero), se encuentra fija a la mucosa intestinal, por su extremo anterior. Inicia así, la puesta de embriones, que al nacer, reciben la denominación de larvas.

Esto último, acaece aproximadamente, a la semana de haber comenzado la infección, y puede prolongarse por espacio de cuatro semanas más.

Las minúsculas larvas (80 micrones), con su extremidad aguzada, penetran en los vasos línfaticos, y por esta vía llegan a los nódulos linfáticos mesentéricos. De allí, se dirigen al conducto torácico y penetran en la circulación sanguínea, para finalmente, por un mecanismo hoy desconocido, alojarse en los músculos esqueléticos. Las mayores localizaciones, están directamente relacionadas con la función muscular y la irrigación sanguínea.

Una vez dentro de las fibras musculares, estas larvas sufren diferentes modificaciones, orientadas fundamentalmente a su diferenciación sexual, presentando el característico arrollamiento en forma de espiral.

La acción defensiva del organismo parasitado, conduce a la formación de la cápsula, distrofias hialinas, cereas, grasas e infiltraciones cálcicas. El corazón no es invadido por el parásito, sólo sufre alteraciones por acción neurotóxica. Los músculos lisos, tampoco suelen alojarlo.

Una vez concluída la invasión muscular por las larvas, el ciclo evolutivo de la Trichinella Spiralis finaliza, permaneciendo en el huésped en forma potencial y definitiva.

Cada hembra fecundada, garantiza una producción de entre 1.000 a 1.500 larvas destinadas a la localización muscular.

Se ha podido determinar, experimentalmente, que para que un cerdo de 70 kg de peso, muera por triquinelosis, debe recibir una cantidad de 700.000 larvas, algo que difícilmente pueda ocurrir en forma natural.

 

Página 1 de 3

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén